Efectos sobre la Salud de la Vestimenta Islámica

From WikiIslam, the online resource on Islam
Jump to: navigation, search

El Burka, un ejemplo de "hijab completo", puede contribuir significativamente a ciertos problemas de salud (más imágenes).

Este artículo discute los efectos potenciales sobre la salud para las mujeres que siguen el Hijab.

Hijab[edit]

La mayoría de mujeres musulmanas de todo el mundo, siguiendo el el requerimiento islámico de acatar el Hijab, llevan algún tipo de vestimenta islámica. Esto comprende desde llevar un simple paño cubriendo la cabeza, hasta el burka (una forma de "hijab completo"), el cual cubre casi toda la piel expuesta.

El hijab completo consta de los siguiente elementos:

  • Jilbab; se refiere a cualquier prenda o capa larga y ancha llevada por las mujeres.
  • Khimar; bufanda o pañuelo, a menudo referido simplemente como 'hijab', usado para cubrir la cabeza y el cuello.
  • Niqab; una pieza de tela que oculta la cara.

Algunos juristas musulmanes consideran el llevar niqab como wajib (obligatorio), mientras que otros creen que es mustahab (con el favor de Allah).[1]

Efectos sobre la Salud[edit]

Existe la preocupación entre la comunidad médica acerca de algunos efectos sobre la salud de los estilos extremos de la vestimenta islámica, siendo el principal asunto el déficit de Vitamina D debido a la falta de exposición de la piel a la luz ultravioleta (UVA). Se ha establecido mediante pruebas científicas fiables que casi todas las mujeres que siguen este código de vestimenta presentan déficit de Vitamina D crónico.[2] La Vitamina D es un nutriente vital y su deficiencia puede acarrear diversas enfermedades.

Déficit de Vitamina D[edit]

La Vitamina D es una vitamina lipo-soluble, esencial para la salud humana.[3][4] La Vitamina D se sintetiza cuando los rayos UVA de la luz del Sol impactan en la piel humana desencadenando una serie de reacciones. Es por este método como la inmensa mayoría de las personas reciben la dosis diaria de Vitamina D. De manera natural está ausente en cantidades significativas en casi todos los elementos usados comúnmente, con tan solo unos pocos conteniendo una cantidad apreciable o enriquecidos.[5]

El papel principal de la Vitamina D en el cuerpo es regular la cantidad correcta de calcio presente en la sangre. Esta vitamina ayuda a la absorción del calcio para crear unos huesos fuertes y sanos. Por el contrario, una cantidad insuficiente conlleva a huesos débiles, quebradizos y deformes; una condición conocida como osteomalacia en adultos y raquitismo en niños. Cantidades suficiente son además cruciales para la prevención de fracturas y osteoporosis en adultos mayores.[6]

Niveles bajos de Vitamina D también han sido ligados a un compendio de desórdenes devastadores incluyendo enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 1, esclerosis múltiple y artritis reumatoide. También existe una fuerte asociación entre deficiencia en Vitamina D y aumento del riesgo en desarrollar varios cánceres mortales, incluyendo el de pecho.[7]

La preocupación no es sólo hacia las mujeres que eligen seguir las pautas que mñas cubren, si no hacia cualquier hijo potencial que pudiera llevar. Los niños nacidos de madres con déficit de Vitamina D son propensos a epilepsia.[8] Si estos niños siguen con el hijab completo en la niñez, correrán el riesgo de no alcanzar la estatura que de otro modo sí conseguirían.[9]

La Vestimenta Islámica y la Salud[edit]

Debido a casi toda la toma diaria de Vitamina D viene de la exposición a la luz solar, hay una preocupación significativa para las mujeres que llevan el burka o "hijab completo". Este estilo de vestir, dejando tan solo una porción muy pequeña de piel alrededor de los ojos expuesta, reduce de sobremanera la superficie expuesta y reduce la cantidad de Vitamina D sintetizada. Las bajas tasas de producción terminarán rápidamente con las reservas de Vitamina D contenidas en la grasa y la presona entrará en un estado de déficit.

Por esta razón, en muchos países de mayoría musulmana existe un déficit serio generalizado. Un estudio llevado a cabo por doctores en el hospital universitario King Fahd en Arabia Saudí, mostró que de las 52 mujeres testadas, todas tenían deficiencia seria en Vitamina D y estaban en riesgo de varios problemas de salud, a pesar de vivir en uno de los lugares más soleados del planeta. [10] Además, en un estudio emprendido en Jordania, el 83,3% de las mujeres que llevaban el estilo que más cubría presentaban deficiencia en verano. Esto es chocante cuando se compara con el hecho de que solo el 18,1% de los hombres jordanos estudiados presentaban dicho déficit.[11] Jordania, como Arabia Saudí, sustenta la distinción de ser uno de los lugares más soleados del planeta, así que el efecto de llevar burka es severo.

Efecto Étnico y Migratorio[edit]

Existe asimismo la preocupación sobre la salud de los inmigrantes provenientes de los países de mayoría musulmana, los cuales se sitúan alrededor del ecuador y reciben la mayor cantidad de luz solar del planeta. La preocupación llega cuando estas mujeres emigran a países con menor tasa de luz solar comparado con su país previo. El tono de la pues es más oscuro en el ecuador en respuesta a la luz del Sol.[12][13] Esto hace que se bloquee significativamente la radiación UVA recibida y por lo tanto la Vitamina D producida de manera importante (la gente con piel oscura pueden necesitar de 20 a 30 veces el tiempo de exposición a la luz solar).[14] Todos estos factores combinados con el vestido islámico que cubre casi todo el cuerpo crean preocupaciones potenciales para los inmigrantes en países como Canada,los Estados Unidos, Europa y Australia.[15][16]

Esto ha sido evidenciado por numerosos estudios científicos. Un estudio llevado a cabo en Dearborn, Michigan, el asentamiento con mayor concentración de árabe-americanos en los EEUU, para evaluar la relación entre los niveles de Vitamina D y la elección de la vestimenta en las mujeres inmigrantes. Se encontró que el nivel medio de Vitamina D era de 4 ng/ml en mujeres con velo que no tomaron ningún suplemento alimenticio y 7 ng/ml en las que sí.[17] El umbral para el riego de sufrir raquitismo y osteomalacia es 8 ng/ml; la deficiencia clínica se sitúa por debajo de los 16 ng/ml.[18] Esto ilustra un riego muy serio en la salud de la mujer inmigrante musulmana que decide vestirse con el burqa.

En el Reino Unido, los casos de raquitismo han sido raros hasta ahora. Los casos de esta enferemedad se han incrementado de forma dramática debido al crecimiento de la población musulmana.[19][20][21]

Obesidad[edit]

Se ha notado que el seguimiento del hijab, los pañuelos y otras tradiciones que les rodean, pueden disuadir de la práctica del deporte tanto psicológicamente como de manera práctica.[22][23] El estilo de vestido facilita que se pueda esconder el hinchazón de una gran comilona, y eso puede restringir psicológicamente a quien desea hacer ejercicio, especialmente al aire libre donde se depende del tiempo atmosférico (si es demasiado húmedo o caliente). En el Oeste, donde casi todos los gimnasios interiores son mixtos, el ejercicio sin el vestido islámico puede ser un gran impedimento para la mujer musulmana, y algunas formas de éste puede hacer que la práctica de cualquier deporte sea casi imposible.[22][23]

De acuerdo a un ranking mundial hecho por la revista The Economist, los países con mayor tasa de obesidad entre mujeres son musulmanes[22] (datos de 1999 a 2003 muestra que 8 de los 10 primeros eran países de mayoría musulmana); Qatar, Arabia Saudi, Palestina, Líbano, Albania, Bahrain, Egipto, los Emiratos Árabes Unidos),[24] y un estudio del 2006 titulado "Hechos sobre la Obesidad", hecho por el experto qatarí Issam Abd Rabbu, establece que hasta el 70 por ciento de las mujeres que viven en los estados del Golfo Pérsico (Bahrain, Kuwait, Oman, Qatar, Arabia Saudi y los Emiratos Árabes Unidos) sufrían obesidad o sobrepeso.[25] El Dr. Abdul Rahman Musaiqir, cabeza del Centro Árabe de Nutrición en la Universidad de Bahrain, ha dicho que el problema de obesidad entre mujeres del Golfo está siendo disimulado por su vestimenta islámica, y que las tasas de obesidad son mucho más altas que en los países desarrollados.[26]

Un estudio del 2011 llevado a cabo por el Banco Nacional del Comercio (NCB), el mayor de Arabia Saudí, halló que el número de saudíes que tienen la tensión alta, diabetes y obesidad se está incrementando de manera alarmante, y una encuesta lanzada por la Asociación Endocrina y Diabetes de Saudí (SDEA) en 2010 mostró que más del 70% de la población Saudí es "obesa de forma inquietante".[27] Los números emitidos por la Asociación de Diabetes de Qatar (QDA) estima que el 20% de la población ha sido diagnosticada como diabética, y ese trastorno está afectando a más y más niños.[23] Algunos problemas de salud asociados con la obesidad incluyen; enfermedades cardiovasculares, hipertensión, diabetes tipo 2, dolor e inflamación en las articulaciones que soportan el peso, problemas respiratorios y apnea del sueño.[28]

Implicaciones sobre la Fe Islámica[edit]

El seguimiento del hijab impide a las mujeres la obtención de suficiente Vitamina D. Esto puede llevar a un gran número de trastornos. Para el islam, las implicaciones son problemáticas.

El islam está considerado por sus seguidores la como perfecta manera de vivir para la raza humana. Si el islam fue mandado por Alá, y si quería que las mujeres siguieran el hijab, entonces lógicamente no habría creado a los humanos con la necesidad de obtener Vitamina D mediante la exposición de su piel a la luz del Sol.

Se podría argumentar que hoy es posible su obtención con suplementos combinados con un una exposición diaria, en la intimidad de algún patio trasero, lejos de los ojos de los hombres non-mahram. Sin embargo, esta no es una solución satisfactoria.

Muchas no son lo suficientemente afortunadas como para tener sus propios jardines privados donde se puedan sentar, y sentarse enfrente de una ventana o ayudará porque el vidrio sólo dejará pasar los rayos UV-A, no UV-B (necesarios) ni UV-C.[29]

Además, hasta 1923 no se determinó que cuando el 7-dehydrocholesterol se irradiaba con luz, se producía una forma de vitamina lipo-soluble[30], y hasta mediados de 1930 no se empezaron a comercializar suplementos de extracto de levadura y Vitamina C semi-sintética, por lo que antes las vitaminas solo se obtenían mediante la ingesta de alimentos y exposición solar.[31]

Así que ¿cómo tomaban las mujeres musulmanas de antes de 1930 las vitaminas? Si esto fuera una explicación satisfactoria para evitar la contradicción entre el islam y el conocimiento científico moderno, entonces habría sido mencionado en el Qur'an o la literatura hadith, pero no lo fue.

También se podría discutir que la exposición excesiva a los rayos UVA de la luz solar puede causar cáncer de piel y otros desórdenes. Sin embargo, de acuerdo con el epidemiélogo Robyn Lucas de la Universidad Nacional de Australia,[32] los análisis de la esperanza de vida contra las enfermedades muestran que se pierden muchas más vidas debido a la falta de exposición que al abuso, y por supuesto, una mujer siempre puede prevenir lo que considera un exceso o un defecto.[33] Pero con las leyes de vestimenta islámica más restrictivas esta habilidad se le es retirada.

This page is featured in the core article, Islam and Science which serves as a starting point for anyone wishing to learn more about this topic Core part.png

Véase también[edit]

Inglés

  • Hijab - Una página central que conduce a otros artículos relacionados con Hijab
  • Health - Una página central que conduce a otros artículos relacionados con la Salud

Traducciones

  • Una versión de esta página también está disponible en los siguientes idiomas: Búlgaro, Inglés, Polaco. Para otros idiomas, vea en la barra de la izquierda.

Enlaces Externos (Inglés)[edit]

Referencias[edit]

  1. Hijab In The Al-Quran And Sunnah - Khalifah Institute, accessed July 3, 2011
  2. Mishal, A.A., Effects of Different Dress Styles on Vitamin D Levels in Healthy Young Jordanian Women. Osteoporosis International, 2001. 12(11): p. 931-935.
  3. Moan, J. and A. Juzeniene, Solar radiation and human health. Journal of Photochemistry and Photobiology B:Biology, 2010: p. 109-110.
  4. Bandgar, T.R., Vitamin d and hip fractures: Indian scenario. The Journal of the Association of Physicians of India, 2010. 58(9): p. 535-537.
  5. Office of Dietary Supplements - National Institutes of Health. Dietary Supplement Fact Sheet: Vitamin D. 2011. Retrieved July 2, 2011.
  6. Vitamin D - Mayo Clinic. 2011. Retrieved July 2, 2011.
  7. Holick, M.F., Sunlight and vitamin D for bone health and prevention of autoimmune diseases, cancers, and cardiovascular disease. The American journal of clinical nutrition, 2004. 80(6 Suppl).
  8. Bandgar, T.R., Vitamin d and hip fractures: Indian scenario. The Journal of the Association of Physicians of India, 2010. 58(9): p. 535-537.
  9. Holick, M.F., Sunlight and vitamin D for bone health and prevention of autoimmune diseases, cancers, and cardiovascular disease. The American journal of clinical nutrition, 2004. 80(6 Suppl)
  10. Elsammak, M.Y., et al., Vitamin D deficiency in Saudi Arabs. Hormone and Metabolic Research, 2010. 42(5): p. 364-368.
  11. Mishal, A.A., Effects of Different Dress Styles on Vitamin D Levels in Healthy Young Jordanian Women. Osteoporosis International, 2001. 12(11): p. 931-935.
  12. Barsh, G.S., What Controls Variation in Human Skin Color? PLoS Biol, 2003. 1(1): p. e27.
  13. Relethford, J.H., Hemispheric difference in human skin color. American journal of physical anthropology, 1997. 104(4): p. 449-457.
  14. Mike Adams - Vitamin D myths, facts and statistics - NaturalNews, January 1, 2005
  15. Hagenau, T., et al., Global vitamin D levels in relation to age, gender, skin pigmentation and latitude: an ecologic meta-regression analysis. Osteoporosis International, 2009. 20(1): p. 133-140.
  16. Hanley, D.A. and K.S. Davison, Vitamin D Insufficiency in North America. The Journal of Nutrition, 2005. 135(2): p. 332-337
  17. Hobbs, R., et al., Severe Vitamin D Deficiency in Arab-American Women Living in Dearborn, Michigan. Endocrine Practice, 2009. 15(1): p. 35-40.
  18. Heaney, PR. Functional indices of vitamin D status and rami?cations of vitamin D deficiency. American Journal of Clinical Nutrition 2004; 80 : S1706 – S1709
  19. Jeremy Laurance, "Rise in rickets linked to ethnic groups that shun the sun", The Independent, July 25, 2011 (archived), http://www.independent.co.uk/life-style/health-and-families/health-news/rise-in-rickets-linked-to-ethnic-groups-that-shun-the-sun-2319920.html. 
  20. Katerina Nikolas, "Rickets on the increase amongst British children", DigitalJournal, December 16, 2011 (archived), http://digitaljournal.com/article/316191. 
  21. "Rickets upsurge among UK Asians", BBC News, February 5, 2001 (archived), http://news.bbc.co.uk/1/hi/health/1154211.stm. 
  22. 22.0 22.1 22.2 Caroline May - The burka may be making Muslim women fatter by discouraging exercise - The Daily Caller, July 1, 2010
  23. 23.0 23.1 23.2 Qatar: surge in diabetes/obesity, unhealthy Arab habits - ANSAmed, March 13, 2012
  24. Economist.com rankings for obesity among women
  25. Up to 70% of Gulf women are obese - Middle East Online, September 29, 2005
  26. Gulf women hide weight under gowns - Emirates 24/7, January 12, 2011
  27. Nadim Kawach - Blood pressure and obesity epidemic in Saudi - Emirates 24/7, May 2, 2011
  28. Health Problems Associated with Obesity - The Nation's Health, March 2011
  29. Shereen Jegtvig - How Much Sun Exposure Do I Need for Vitamin D? - About.com, October 06, 2011
  30. Unraveling The Enigma Of Vitamin D - United States National Academy of Sciences, accessed August 6, 2011
  31. Vitamin - Wikipedia, accessed August 6, 2011
  32. National Centre for Epidemiology and Population Health - Australian National University, October 17, 2008
  33. Deborah Kotz - Time in the Sun: How Much Is Needed for Vitamin D? - U.S.News, June 23, 2008